Estudio revela una correlación y causalidad entre deuda, clima y extractivismo en Bolivia

Por PBFCC

Una investigación realizada por la Plataforma Boliviana Frente al Cambio Climático (PBFCC) establece la existencia de una correlación y causalidad entre deuda, clima y extractivismo. Así lo hizo conocer Juan Carlos Alarcón, secretario técnico de la institución, durante un webinar realizado en el marco del XI FOSPA que se realizará en junio próximo en Bolivia.

Se trata de un círculo vicioso, Bolivia se endeuda para financiar actividades extractivas que generan daños ambientales y debido a los millonarios daños y pérdidas económicas producidas por eventos climáticos extremos —en prácticamente todos los sectores de la economía nacional— se requerirán cada vez más dinero que deben ser financiados con nueva deuda.

El estudio forma parte del documento fue realizado en el marco de la alianza que tiene la PBFCC con Latindadd y organizaciones de la sociedad civil de Perú, Colombia, Ecuador y Surinam cuyo objetivo es reflejar los desafíos en materia de deuda, clima y extractivismo que los países amazónicos enfrentan, de manera exacerbada en el actual contexto de múltiples crisis y, además, buscan visibilizar las potenciales soluciones que contribuyen a enfrentar esta situación.

Deuda y extractivismo

El estudio señala que el endeudamiento es el resultado principalmente del déficit fiscal (más gastos que ingresos), pero en el caso de la deuda externa también podría ser producto de la necesidad de divisas.

Uno de los datos señala que entre 2019 y 2023 se registró un incremento de más del 20 % de la deuda externa.

La deuda externa como porcentaje del PIB aumentó del 27,35 %, en 2019, a 30 % en 2022. Pero si incluimos en el análisis a la deuda interna, la deuda total supera el 50 % del PIB (llegando al 65 % en 2022).

Los datos muestran que más del 28% de la deuda se destina a infraestructura vial como se ve en el siguiente cuadro:

Los principales acreedores siguen siendo los organismos multilaterales, aunque se registra un crecimiento importante de la deuda bilateral principalmente con China.

La mayor parte de la deuda externa, casi 30%, está yendo a la infraestructura vial. En el caso de China son las propias empresas chinas las que están construyendo las carreteras.

¿Para qué se está construyendo carreteras? Para la exportación de productos de la industria extractiva. “Ahí hay una relación directa de hacia dónde está dirigida la deuda”, analiza Alarcón.

La investigación establece qué actividades extractivas están presentes en la Amazonía boliviana. Se mencionan 44 proyectos del sector hidrocarburífero, de extracción de gas y petróleo.

“En muchos casos estos proyectos están también en áreas protegidas nacionales donde antes no se podía por el marco regulatorio, pero ahora sí se puede estableciendo que es de interés nacional y que se requiere de recursos para satisfacer necesidades básicas de la población y últimamente también el sector minero”, mencionó.

La relación con la crisis climática

Tomando en cuenta el impacto del cambio climático en Bolivia, es de vital importancia realizar acciones principalmente de adaptación, para lo cual se necesita cifras millonarias, remarcó el Secretario Técnico de la PBFCC, en el webinario realizado el 18 de abril.

Hay una vinculación entre el modelo extractivista y la crisis climática. Los eventos extremos son más frecuentes e intensos, que entre los años 2000 y 2022 han afectado a más de un millón de familias; el 31% de estos eventos han sido incendios; seguido de la pérdida de la mitad de los glaciares bolivianos que son fuente de agua hacia la Amazonía; en el mismo periodo se han deforestado cerca de mil millones de hectáreas, principalmente para la ampliación de la frontera agrícola.

“Por un lado hay una necesidad de obtener recursos económicos a través de mayor deuda y por otro lado hay millonarios daños y pérdidas económicas generados por los eventos climáticos extremos en todos los sectores. Esto significa que vamos a requerir mayores recursos, estamos en un círculo”, manifestó Alarcón.

Proyecto Amazonía

El proyecto “Deuda, crisis climática y extractivismo en países amazónicos” es ejecutado por la Red Latinoamericana por Justicia Económica y Social (LATINDADD) con el fin de visibilizar las problemáticas que afectan especialmente a cinco países de la Amazonía y plantear soluciones que contribuyan a un futuro sostenible para todas las personas.

Esta iniciativa es ejecutada en coordinación con la Plataforma Boliviana Frente al Cambio Climático – PBFCC (Bolivia), el Movimiento Ciudadano Frente al Cambio Climático – MOCICC (Perú), el Centro de Derechos Económicos y Sociales – CDES (Ecuador), el Instituto Popular de Capacitación – IPC (Colombia) y Projekta (Surinam).