Skip to content
Menu

«La Madre Tierra puede vivir sin la humanidad,
pero nosotros no podemos vivir sin ella»

Relato de dos culturas

Relato de dos culturas

Por: Sebastián Nadeau Mercado*

#AgriculturaFamiliarFuturoSostenible

5 de julio de 2021.- La civilización maya fue una sociedad dinámica y de mucha cultura que ocupó partes de América Central, pero que al final no perduró. Uno de sus más grandes asentamientos, Copán, ha sido estudiado en detalle para entender su colapso.

Luego del año 400 DC, el crecimiento de población empezó a acercarse a una coacción medioambiental, específicamente en la capacidad productiva de la tierra. La población en crecimiento dependía de sólo un producto producido localmente para su alimentación, el maíz. Sin embargo, a principios del siglo VI, la capacidad de la mayor parte de tierra productiva ya había sido excedida y los granjeros empezaron a depender en partes más frágiles del ecosistema.

Nuevos datos climáticos mostraron un periodo de dos siglos de clima favorable seguidos de una tendencia a climas más áridos durando cuatro siglos lo que causó varias sequías. La producción de alimentos no pudo mantener el ritmo del crecimiento de la población.

Para los siglos VIII y IX, la evidencia revela que, no solo había altos niveles de mortalidad infantil y adolescente, sino también que había malnutrición en la población. La dinastía real, una fuente importante de liderazgo, colapsó abruptamente alrededor de los años 820-822 DC.

El segundo caso, la Isla de Pascua, comparte similitudes con el caso de los mayas. La Isla de Pascua se encuentra a 3800 km de la costa chilena. Los visitantes pueden encontrar sus dos características más distinguibles: sus enormes estatuas hechas de piedra volcánica, y la gran vegetación, dadas las condiciones climáticas favorables.

La existencia de estas estatuas imponentes y el hecho de que fueron erigidas en una distancia considerable de la cantera sugiere la presencia de una civilización avanzada, pero no se encuentran señales de ello.

¿Qué pasó? Según los académicos, el crecimiento de población, junto a una gran dependencia del uso de madera para sus hogares, canoas y transportación de estatuas, destruyó el bosque (Brander y Taylor, 1998). La pérdida del bosque contribuyó a la erosión de la tierra, luego un declive en la producción agrícola, y por ende la disminución en la producción de alimentos.

¿Cómo respondió la comunidad ante esta escasez? Aparentemente, la respuesta social fue la guerra entre las facciones restantes y, finalmente, el canibalismo.

Frente a la escasez

Queremos creer que, al enfrentarse a la escasez de recursos, la sociedad no solo responde con un cambio en el comportamiento para adaptarse a la nueva realidad. Sino que también el cambio viene acompañado de un reconocimiento del problema.

Incluso tenemos una frase para capturar este sentimiento: “La necesidad es la madre de la invención”. Estas historias resaltan el hecho de que nada es automático en la respuesta a una solución, a veces las sociedades no sólo no logran solucionar el problema, sino que sus reacciones lo empeoran.

En estos tiempos estamos viviendo problemas similares a estas dos culturas antiguas, solo que la escala es del planeta entero, es necesario repensar cómo nuestras acciones están afectando al medioambiente.

Una de las soluciones existentes es la de la agricultura familiar, que es una forma sustentable de producir alimentos y que actualmente lucha contra las grandes empresas y gobiernos extractivistas. Es importante apoyar a las familias que están siendo víctimas de las acciones que dañan al medioambiente.

 

Fuentes: Webster, D., Freter, A., & Golin, N. (2000). Copan: The Rise and Fall of an Ancient Maya Kingdom. Fort Worth, TX: Harcourt Brace Publishers; Brander, J. A., & Taylor, M. S. (1998).

The simple economics of Easter Island: A Ricardo–Malthus model of renewable resource use. The American Economic Review, 88(1), 119–138; Turner, B. L., & Sabloff, J. A. (2012). Classic period collapse of the central Maya lowlands: Insights about human–environment relationships for sustainability. Proceedings of the National Academy of Sciences, 109(35), 13908–13914; Pringle, Heather. (2012). Climate change had political, human impact on ancient Maya.

Science (November 9), 730–731.

*Voluntario en PBFCC

Suscribirse
Avísame si
guest

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x