“El movimiento indígena no es de los partidos políticos”

el-movimiento-indigena-no-es-de-los-partidos-politicos-foro-8

El 8º Foro Nacional de Organizaciones Sociales concluyó con un cúmulo de reclamos y propuestas que debiera atender el presidente Evo Morales en su tercer mandato. Más de 500 representantes del movimiento indígena campesino, mujeres, juntas vecinales, fabriles y personas con capacidades especiales, entre otros, reconocieron fortalezas y debilidades del gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS), iniciado en 2006. Las y los participantes consensuaron un documento referido a democracia y derechos, política económica y gestión pública, constitucionalidad y normativa.

Con la consigna: “Estado Plurinacional: ¿Mito o realidad?”, organizaciones sociales de los nueve departamentos se reunieron dos días en la ciudad de Cochabamba para poner el termómetro a la política nacional. Las posiciones encontradas entre quienes apoyan y quienes critican al MAS enriquecieron el debate, que incluyó loas al triunfador de las elecciones del 12 de octubre pasado, así como exigencias para que la bonanza macroeconómica de Bolivia se haga sentir en todos los sectores sociales, fundamentalmente los más marginados.

“No hay apoyo a la producción familiar y eso repercute en la disminución de los volúmenes de producción de cultivos destinados al mercado interno. Se ha incrementado la importación de productos de países como Perú, Argentina y Chile. La importación de alimentos afecta a los pequeños productores, quitándoles mercado y posibilidades de producción”, dice el documento final, firmado por las y los presentes.

“Los recursos de EMAPA (Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos) se orientan a abastecer al mercado importando alimentos, pero no para apoyar a los pequeños productores. El acceso al crédito por parte del pequeño productor es prohibitivo, ya que el mismo no reúne las condiciones exigidas. Por ejemplo ¿qué campesino tiene garantías hipotecarias y prendarias para acceder a los créditos del Banco de Desarrollo Productivo (BDP)?”, se preguntan en el texto. Y comentan que hay comunarios procesados por la Justicia, ya que no pueden devolver lo prestado al BDP.

“Las tierras son insuficientes y no hay política de redistribución. La distribución de tierras no es equitativa y el saneamiento favorece a los terratenientes y grandes empresas agrícolas”, agrega el documento. Y destaca que “la producción agroindustrial orientada a la exportación cuenta con el apoyo y financiamiento estatal, que tiene como efecto el enriquecimiento de grandes propietarios y agroindustriales”.

Ante este diagnóstico, requieren “una nueva ley agraria que favorezca a los pueblos y naciones indígena originario campesinas. Asimismo, es necesaria la conclusión del proceso de saneamiento de la propiedad agraria, para garantizar la seguridad alimentaria desde la producción familiar y campesina. La reconstrucción del Pacto de Unidad es indispensable para luchar por los intereses colectivos”.

En el 8º Foro, también evaluaron la aplicación de la justicia ordinaria, agroambiental e indígena originario campesina. “No existe la independencia de órganos. El Órgano Judicial está sometido, principalmente, a los dictámenes del Órgano Ejecutivo. La Justicia está ‘partidizada’, los fallos son políticos. Predominan los círculos de corrupción donde intervienen administradores de justicia y sus colaboradores: jueces, fiscales, policías, abogados”, dice el documento final de este encuentro, organizado por la Unión Nacional de Instituciones para el Trabajo en Acción Social (UNITAS).

“Las denuncias de violación de derechos de los pueblos indígena originario campesino no fueron resueltas por la justicia. Los siguientes casos no tuvieron, hasta hoy, la atención necesaria: represión policial a la 8ª Marcha Indígena en Chaparina (Beni, 25 de septiembre de 2011), la toma violenta de las oficinas de la Confederación de los Pueblos Indígenas de Bolivia (julio de 2012) y del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (enero de 2014) con respaldo de las fuerzas del orden”, indica el texto.

Mayor información sobre el documento de este Foro, realizado el 18 y 19 de octubre pasados, se encuentra en http://www.redunitas.org/boletin/10octubre14/21PNINA_enforo.php

“No podemos seguir divididos”

Entre los participantes del 8º Foro estuvo Celso Padilla, mburuvicha guasu del Consejo Continental de la Nación Guaraní, que reúne a organizaciones indígenas de Bolivia, Paraguay, Argentina y Brasil. “Vemos que este proceso de cambio ha sido viciado por esos partidos tradicionales que siempre han vivido a costillas de los pueblos indígenas, como ADN (Acción Democrática Nacionalista) y el MNR (Movimiento Nacionalista Revolucionario), que se han montado al carro del MAS. Los mismos opresores han vuelto enmascarados y disfrazados a través del MAS”, dijo el líder guaraní.

“Eso para nosotros es muy preocupante, como también los acuerdos políticos del Gobierno con grandes empresarios. Ellos, los terratenientes y los hacendados han expropiado las tierras de los pueblos indígenas. Con estos acuerdos han quitado derechos a los pueblos indígenas. Ahora la derecha está metida en el Gobierno a través de la izquierda. Por eso vemos como una amenaza y un gran desafío estos cinco años de gestión que tendrá Evo Morales hasta 2020”, evidenció Padilla. Para él, la única alternativa para enfrentar esta situación pasa por reunificar a las organizaciones indígenas de Bolivia.

“Vamos a trabajar por la unidad de los pueblos indígenas de tierras bajas y tierras altas. No podemos seguir divididos, porque el movimiento indígena no es producto de los partidos políticos. No puede estar sometido a los partidos políticos, porque el movimiento indígena es producto de un gran esfuerzo y del sacrificio de muchos líderes, muchos de los cuales ya no existen. Estoy seguro de que en 2015 vamos a unificar a la CIDOB. Debemos dejar de lado las dos cabezas que hay ahora (Adolfo Chávez, orgánico, y Melva Hurtado, oficialista) para tener una sola cabeza”, comentó el guaraní.

“Somos parte de este proceso”

Marco Antonio Valverde Flores, de la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Pando (FSUTCP), vive en la comunidad Puerto Sucre, en el Cantón 11 de Septiembre, municipio de Filadelfia. Consideró que “este Foro es muy importante. Como federación hemos dado algunos lineamientos, ya que en Pando tenemos un movimiento social total, que a través del BOCINAB (Bloque de Organizaciones Campesinas e Indígenas del Norte Amazónico de Bolivia) obtuvo muchos logros. Como dirigentes, ponemos nuestro grano de arena para que se cumplan los mandatos y propósitos que nuestros exdirigentes nos han dejado y a nosotros nos toca culminar. Para eso ponemos en claro peticiones que tenemos al proceso que hoy vivimos a la cabeza del compañero Juan Evo Morales Ayma, que nos representa. Nosotros somos fieles servidores de este proceso, también comentaristas de todo lo bueno y lo malo. Porque somos parte de este proceso, nos incluimos, también proponemos, sometemos y castigamos, de acuerdo a los lineamientos que tenemos como movimientos sociales”, dijo.

“El documento final que firmamos muestra el alcance de los logros de los últimos años, también incluye propuestas que nos faltaba incluir. Queremos que sean tomadas en cuenta, porque son las voces de diferentes organizaciones, que nos unimos en una sola voz en nombre de todos los sectores sociales de Bolivia”, aseguró Valverde.

El dirigente campesino está muy conforme con el resultado de las elecciones de la semana pasada. “Como movimiento campesino vemos un logro más, una derrota más de los neoliberales y los grandes capitalistas. Le dimos el mandato una vez más al compañero Evo Morales por su gran liderazgo, tanto sindical, político y orgánico”, sostuvo.

¿Vivir bien?

Ligia Pinto Ogaya, vicepresidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de La Paz (APDH-LP), consideró que en el documento final “han aflorado exactamente las necesidades y el rechazo de las organizaciones sociales a este sistema de gobierno. La gente se ha dado cuenta de que ha sido engañada, ha reclamado que nadie vive bien. Desde sus experiencias y vivencias han reclamado”.

La defensora de derechos indicó que en la Asamblea “estamos más fortalecidos que nunca, pese a las amenazas de que nos van a hacer desaparecer. Seguimos con el compromiso de seguir en la defensa de los Derechos Humanos. Hasta ahora hemos resistido a dos intentos de intervención por parte del Gobierno. Este año, en enero la Policía Nacional ocupó nuestras oficinas por una semana para vergüenza ajena, porque todos los países se levantaron y mandaron cartas de recriminación a nuestro Estado”.

Para la APDH nacional, sobrevivir al tercer mandato del presidente Morales “va a ser difícil pero no imposible. Tenemos un Gobierno lleno de prepotencia y vanidad, por ello consideramos que la vulneración de Derechos Humanos a todo nivel va a ser todavía peor. En la Asamblea creemos que este gobierno no es socialista ni de izquierda. Tiene a gente de partidos de la derecha recalcitrante, no cuenta con la convicción social de trabajar por el otro –dijo Pinto-. El tema de Vivir Bien es solamente un eslogan, porque nadie vive bien hasta ahora”.

Comparte este contenido: