Skip to content
Menu

«La Madre Tierra puede vivir sin la humanidad,
pero nosotros no podemos vivir sin ella»

Sobre la petición

Firmantes

cola

Petición de la Sociedad Civil Boliviana para el incremento de la Ambición Climática del Estado Plurinacional de Bolivia

La advertencia de la ciencia es clara. Si no dejamos los combustibles fósiles bajo tierra y preservamos los ecosistemas marinos y los bosques el sistema de regulación térmica planetaria colapsará de manera irreversible.

Es cierto, Bolivia es un país altamente vulnerable a los impactos del cambio climático. También es cierto que históricamente no es uno de los mayores responsables de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEIs) y que las emisiones del país son pequeñas en relación a países desarrollados.

Sin embargo, la escala de la emergencia climática planetaria requiere repensar de manera urgente el modelo de desarrollo del país, que siempre ha estado basado en la extracción de los recursos naturales.

Los incendios que azotaron al país son solo un ejemplo de la aplicación de políticas de desarrollo que solo benefician a unos pocos en detrimento de las mayorías y lo peor de todo causando daños irreversibles en la Madre Tierra.

De seguir en este camino desenfrenado guiado por la ambición diseñado para proteger y promover las actividades contaminantes de corporaciones transnacionales y de elites oligárquicas, no solo  seguirá aumentando las emisiones de GEIs, incrementarán las desigualdades económicas y sociales, degradando los medios de vida, dejándonos más vulnerables y desprotegidos ante los impactos de fenómenos climáticos impredecibles y cada vez más frecuentes e intensos.

Las contribuciones nacionales determinadas (NDCs, por sus siglas en inglés) son compromisos que los países miembros de la Conferencia de las Partes han aportado voluntariamente tras la firma del Acuerdo de París con el objetivo de reducir la emisión de gases de efecto invernadero. Estos retos están realizados con base en sus respectivas situaciones y capacidades realistas, y se centran en acciones de mitigación, pero también incluyen compromisos en adaptación, financiación o innovación tecnológica. 

Sin embargo, a fecha, con todas las contribuciones que los países han enviado todavía no se lograría el objetivo definido en el Acuerdo de París: mantener el calentamiento global en un incremento máximo de 2 0C respecto a la era preindustrial.

Los Compromisos Nacionalmente Determinados deberían expresar el real compromiso de los Estados para detener el incremento de la temperatura a través de soluciones reales y efectivas que en corto plazo signifiquen una reducción en las emisiones de gases contaminantes.

El compromiso internacional de Bolivia expresado en sus INDCs representa un grave peligro, ya que refugiado en el derecho al desarrollo y apelando a la responsabilidad histórica no propone una reducción de emisiones, sino un incremento.

El proyecto de construcción de megarepresas y la política de promoción de la agroindustria y la ganadería en gran escala son actividades que ponen en riesgo la vitalidad de ecosistemas en todo el territorio nacional.

Las megarepresas y el impulso de la producción de etanol y biodiesel, la ampliación de la frontera agrícola son falsas soluciones al cambio climático, incrementarán las emisiones nacionales  y solamente incrementarán las injusticias económicas y sociales.

La política nacional energética no solo nos encadenara al poder de grandes inversionistas  sino que refuerza el modelo de desarrollo basado en la explotación de combustibles fósiles  y en proyectos que están pensados en la generación de lucro y no en el bien común…

La apertura del mercado chino para la exportación de carne solo beneficia a grandes ganaderos y terratenientes que son responsables de la mayor parte de la deforestación, del acaparamiento de tierras y del desplazamiento de comunidades locales e indígenas. y en contra de disminuir las emisiones  por ganadería y cambio de uso de suelo.

Bolivia, al mismo tiempo de seguir exigiendo el pago de la deuda histórica a los países desarrollados, debe asumir su responsabilidad interna protegiendo los ecosistemas, particularmente los bosques, protegiendo a las comunidades  que enfrentan los impactos de las políticas extractivas y del cambio climático. Generar procesos de recuperación de suelos en comunidades de tierras altas que sufren los impactos tanto del cambio climático como de la actividad minera.

Por esta razón las organizaciones abajo firmantes exigimos al gobierno de Bolivia actualice sus compromisos internacionales NDCs en el que se exprese un nuevo modelo de desarrollo, un nuevo modelo energético y productivo.

El gobierno debe asumir políticas de protección de derechos de conservación de ecosistemas y de promoción de alternativas locales de pequeña escala y con administración local recuperando los conocimientos y reconociendo el legado ancestral de las culturas andinas y amazónicas.

[emailpetition id=»1″]

[emailpetition id=»1″]

www.compromisosporelclimabolivia.org