Agua contaminada para consumo humano y riego

“Para las autoridades nacionales, departamentales y municipales, invertir en proyectos como el tren metropolitano es más importante que dotar de servicios básicos a las poblaciones urbanas y rurales”. Esa fue una de las conclusiones a las que arribó el taller sobre “Descontaminación de ríos y situación de la propiedad agraria”, organizado por la Coordinadora de Defensa del Territorio, Agua y Madre Tierra (CODETAMT) en la ciudad de Cochabamba el pasado 16 de abril.

Valverdew

El encuentro se caracterizó por ser un espacio de reflexión, diálogo e intercambio de experiencias entre los participantes provenientes de varios municipios, tanto del valle alto como del valle bajo del departamento de Cochabamba. Además, analizaron la situación de las aguas servidas que recorren los ríos sin ningún tratamiento residual, dañando no solo el medio ambiente sino los suelos, los lagos, lagunas y sembradíos existentes en varias comunidades rurales.

Como ejemplo citaron al canal Valverde, ubicado en el Distrito 9 al sur de la ciudad de Cochabamba. Esas aguas están contaminadas porque arrastran desechos de detergentes, agroquímicos, blanqueadores y otras sustancias tóxicas provenientes del centro médico de la Caja Nacional de Salud cercano. Además, las aguas del afluente contienen basura y las excretas de personas y animales que desembocan en el canal, considerado como una alcantarilla a cielo abierto.

El uso inadecuado y el consumo de agua contaminada puede producir enfermedades como diarrea, parasitosis, hepatitis, entre otras, sostuvo el representante de la OTB Vladimir Orosco, quien alertó sobre los riesgos existentes en la salud pública de la población por la falta de construcción de una planta de tratamiento de aguas residuales, comprometida por SEMAPA hace varios años.

Haciendo un recorrido por las orillas del canal Valverde y conversando con la gente que habita el lugar, se advierte la falta de instalación y provisión de agua potable y alcantarillado para todos los pobladores, quienes actualmente consumen agua de pozos subterráneos sin ningún tipo de análisis que determine si es apta para el consumo humano y el riego, debido a que esos afluentes del canal Valverde llegan hasta Sipe Sipe y otras zonas, donde usan esas aguas para la producción agrícola y lechera. Se conoce que las aguas residuales son la principal fuente de microorganismos patógenos que se transmiten a humanos, animales y hasta cultivos.    

Lo paradójico es que en la planta de bombeo de aguas servidas instalada en la OTB Valverde en 2016, existe un cartel de aviso: “Agua no recomendada para el riego directo”. Sin embargo, metros más abajo, las y los comunarios instalaron un motor de bomba de agua que alimenta un precario e improvisado canal de riego que lleva agua de mala calidad para mitigar la sequedad de la tierra y del suelo agrícola.

Agua potable y saneamiento básico

El panorama que se presenta en el canal Valverde, cuyas aguas contienen residuos domiciliarios, industriales e incluso antimonio y fosfato, según el estudio realizado por la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), demuestra claramente la ausencia de una política de Estado para atender las necesidades de agua potable y saneamiento básico a favor de las poblaciones urbanas y rurales, no solo para el valle alto y valle bajo cochabambino, sino para todo el país.

No obstante, el Plan de Desarrollo Económico y Social 2016 – 2020 presentado por el presidente Evo Morales en el marco del programa de desarrollo integral para “vivir bien”, establece que la cobertura en agua potable para el área urbana hasta 2020 llegará al 95%. En cambio, en el área rural la cobertura de agua potable subirá del 66% hasta llegar en 2020 al 80%.

El mismo plan habla de alcantarillado y saneamiento básico con una cobertura del 70% del área urbana en 2020. Mientras que para el área rural, la instalación de alcantarillado y saneamiento básico tendrá una cobertura del 60% hasta 2020. Lo que no dice ese plan es cómo se logrará esa cobertura. Una cosa es contar con agua potable (agua tratada en planta potabilizadora) y otra cosa es tener acceso al agua proveniente de ríos, riachuelos, lagos, acequias, cuyas fuentes son susceptibles de contaminación por acciones humanas y reducción por desequilibrios climáticos.

Cabe aclarar que para tener agua potable, es necesario contar con estructuras, equipos, accesorios e instalaciones que transformen la calidad de agua para transportarla desde la fuente de abastecimiento hasta los puntos de consumo (domicilios) en condiciones adecuadas de calidad, cantidad y presión, aspectos que no se ven no sólo en las comunidades rurales, sino en barrios urbanos y de la periferia de las ciudades capitales como Cochabamba o El Alto, donde sus ciudadanos aún consumen aguas subterráneas que no reúnen las características organolépticas, físico-químicas, radioactivas y microbiológicas para el consumo y uso humano.  Entonces, ¿qué agua consume la ciudadanía?

(Por Mario Laura Huallpa, de la Plataforma Boliviana Frente al Cambio Climático)

The secret of any online business is web hosting. Select the best hosting service reading offered by justhost.
Free Joomla Templates designed by Joomla Hosting