CEDIB: Con la historia y el saber a otra parte

“Ante la escalada de amenazas y desprestigio al CEDIB provenientes desde el rectorado de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), hemos llegado a una situación crítica que no nos permite asegurar la integridad física de nuestro equipo, del Fondo Documental y de los usuarios de nuestro Centro”, indicaron ayer en esta institución por medio de un comunicado.

El CEDIB exige a Juan Ríos, rector de la UMSS, “desactivar de inmediato las amenazas que ha generado sobre el patrimonio documental y la integridad de nuestro equipo”. Asimismo, se determinó “trasladar el patrimonio documental y su equipo a lugares que brinden protección”. En este sentido, se solicitó “a las autoridades que garanticen que estas medidas de emergencia cuenten con la seguridad necesaria y las condiciones para hacerlas de manera ordenada”.

cedibx2

Texto completo:

En los últimos años, las organizaciones sociales que intentaron defender su independencia y su libertad de expresión corrieron la misma suerte: sus sedes fueron tomadas, sus representantes orgánicos fueron silenciados, el mundo soñado por el cual esas organizaciones lucharon desapareció, para dar paso a dirigencias compradas, metabolizadas como bandas que amenizan todo tipo de acontecimiento. Líderes sumisos que asisten a la repartija de sus territorios ataviados de colores y rodeados de música folclórica: la cáscara vacía de lo que el movimiento indígena debiera ser. Como mucho, sirven para poner irreflexivamente su firma en proyectos fantasma, que siempre terminarán por llevarlos a la cárcel, todo para que los verdaderos jefes sigan propiciando sus desfalcos. Organizaciones indígenas que por cientos de años enfrentaron al Poder Colonial ¿para qué? Para que un buen día los mismos pueblos indígenas empoderen a autoridades que convierten las sedes de las organizaciones en nidos de rateros u ominosas casas de campaña partidaria. Los colores del arco iris que llevan las whipalas fueron trastocados por los tonos lóbregos y fríos de los partidos políticos.

 

En estos días, el Centro de Documentación e Investigación Bolivia (CEDIB) fue puesto en la misma encrucijada. Cuando las organizaciones sociales e indígenas ya fueron quebradas o puestas de rodillas ¿sobre qué seguir avanzando? Sobre las Organizaciones de la Sociedad Civil que demuestran -a fuerza de datos- el rumbo que las políticas públicas le dan al país.

“Ante la escalada de amenazas y desprestigio al CEDIB provenientes desde el rectorado de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), hemos llegado a una situación crítica que no nos permite asegurar la integridad física de nuestro equipo, del Fondo Documental y de los usuarios de nuestro Centro”, indicaron ayer en esta institución por medio de un comunicado.

El CEDIB exige a Juan Ríos, rector de la UMSS, “desactivar de inmediato las amenazas que ha generado sobre el patrimonio documental y la integridad de nuestro equipo”. Asimismo, se determinó “trasladar el patrimonio documental y su equipo a lugares que brinden protección”. En este sentido, se solicitó “a las autoridades que garanticen que estas medidas de emergencia cuenten con la seguridad necesaria y las condiciones para hacerlas de manera ordenada”.

“Nos amenazan con que van a tomar nuestra institución. Públicamente ha estado el rector alentando a grupos universitarios cobardes, que no han logrado firmar un comunicado pero lo han hecho público, han estado por medios de comunicación amenazando con tomar por la fuerza nuestras instalaciones. Llevamos semanas soportando amenazas de toma física de nuestra institución y no vamos a permitirlo más. Por eso estamos llamando a las autoridades departamentales, municipales y a todas las que correspondan para precautelar la seguridad y la integridad de estos ambientes hasta que nos vayamos”, dijo Marco Gandarillas, director del CEDIB.

Desde 1970, el CEDIB recopila materiales informativos de todo el país. En 1993 le fue cedido en Comodato por la UMSS el edificio que aún ocupa en la calle Calama. Allí custodia millones de documentos, toneladas de papeles históricos que fueron reunidos laboriosa y pacientemente por esta organización social. La UMSS no tiene de ninguna manera propiedad sobre alguno de estos papeles: solamente cedió el espacio, cuya devolución exige desde marzo el rectorado para entregarlo al Instituto Confucio, dedicado a la enseñanza del idioma Chino mandarín. Habituada a los atropellos, esta autoridad académica había dado un plazo disparatado de “48 horas” para que fuera desocupado el CEDIB. De lo contrario, avisó que mandaría a sacarlos violentamente por el “uso de la fuerza pública”.

Con el pasar de los días y el crecimiento de las amenazas, la dirigencia de la UMSS dejó entrever sus verdaderas intenciones, al plantear que fueran “institucionalizados” los documentos del CEDIB. Es decir, apropiarse del trabajo que durante casi 50 años efectuaron apasionadamente intelectuales cochabambinos.

El 5 de abril pasado, la Federación Universitaria Local (FUL) emitió un pronunciamiento que da miedo, justamente por lo mal redactado que está, muy lejos del estándar intelectual que una universidad o hasta bachillerato puede aceptar entre sus alumnos. Si el Patrimonio Documental del CEDIB fuera “institucionalizado” por personas con tan bajo nivel educativo (y que tampoco muestran interés por levantarlo), no sería de extrañar que los documentos históricos del CEDIB terminen encendiendo el fuego de algún fraternal asado.

En el pronunciamiento de la FUL -que nadie se atrevió a firmar- se evidencia en la dirigencia estudiantil un absoluto desconocimiento de lo que es el CEDIB. Esto queda demostrado en la primera oración de su documento, en el cual manifiestan “haberse interiorizado de todos los antecedentes respecto al CEDIB, que hoy en día se encuentra este patrimonio documental en nuestros predios universitarios desde 1993 hasta la fecha, es de conocimiento de toda la comunidad universitaria y de todos los investigadores e historiados (SIC), el gran valor documental, hemerográfico, archivístico (?) de la historia política y económica de nuestro país”.

Y continúa intentando engranar burdamente conceptos disímiles, ante la imposibilidad de esgrimir argumentos consistentes: “Al declararse como patrimonio documental de Cochabamba, creemos que el CEDIB administrado por una ONG privada (como si existieran ONG públicas) corre el riesgo que esta joya documental ya no tenga el día de mañana financiamiento y muera su funcionamiento, por el cual creemos que todo este patrimonio documental se institucionalice y pase a manos de la UMSS. Para darle más sustentabilidad y presupuesto para el desarrollo de la investigación, como lo hacemos con el museo arqueológico, el museo de medicina y otros ejemplos que podríamos tomar como la biblioteca nacional de sucre (SIC) administrado por la UPSFXCH”.

“Este patrimonio documental nos serviría de mucho a los estudiantes de las distintas facultades”, dice el texto de la FUL, aún sin saber de qué están hablando. Si se informaran en lugar de hacerse mandar como grupo de choque, se enterarían de que en 2016 el 80 por ciento de los usuarios del CEDIB fueron estudiantes o docentes de la UMSS, quienes pudieron acceder a los servicios de este Centro de manera totalmente gratuita.

Que la dirigencia de la FUL no se haya preocupado ni siquiera en buscar razones coherentes para tomar el CEDIB, es indicio de que las acciones de hecho están a la vuelta de la esquina. De acuerdo con información llegada a este Centro, se estaría reclutando un grupo de violentos ajenos a la universidad para cumplir con la tarea de silenciar a esta organización independiente.

“Hemos buscado el diálogo y no nos han querido recibir en el rectorado de la UMSS. Por el contrario, hemos conseguido una campaña de desprestigio, de amenazas serias, formuladas por personas acostumbradas a resolver diferencias con violencia. No estamos ante interlocutores que quieran dialogar. Lo que tenemos que hacer es conservar nuestra integridad física”, dijo Gandarillas.

En 2012, el CEDIB fue declarado Patrimonio Documental de Cochabamba por la Alcaldía. Hoy, muchos “aliados” y “amigos” de este Centro miran a otro lado mientras se genera una zona liberada para la acción de grupos violentos. Incluso varios medios de comunicación se sumaron silenciosamente a estos ataques, ya que difunden noticias que atañen al CEDIB dando solamente la versión de quienes dirigen la UMSS. Por estos motivos, desde el Centro piden a la población ayuda para el traslado de toneladas de documentos en los próximos días.

(Por Sebastián Ochoa, de la Plataforma Boliviana Frente al Cambio Climático)

The secret of any online business is web hosting. Select the best hosting service reading offered by justhost.
Free Joomla Templates designed by Joomla Hosting